12 claves para ser un gran smart mentor y 5 cosas a evitar

8 aplicaciones del smart mentoring
13 diciembre, 2016
6 rasgos del perfil de un gran smart mentor y 3 criterios para seleccionarlos
28 diciembre, 2016

12 claves para ser un gran smart mentor y 5 cosas a evitar

“Durante mis 25 años de experiencia profesional en compañías internacionales como American Express o Royal Bank of Scotland, las mejores historias de éxito están indudablemente conectadas con el programa de mentoring”, señala Françoise Alonso, Implementation Manager de Royal Bank of Scotland y mentora en uno de los programas de mentoring de la compañía.

La función del mentor es aportar visión y asesorar al mentee en el diseño de nuevas perspectivas para sus planes de desarrollo. El mentor ayuda al mentee a superar obstáculos organizativos o técnicos a través de su red de contactos y ofrece un espacio seguro y valiente para que los mentees expresen sus propios aprendizajes, dificultades o aspiraciones. Además, comparte sus propias experiencias y el conocimiento del funcionamiento interno y la cultura corporativa de la empresa.

El mentor busca impulsar al mentee más allá de su zona de confort, apoyando su desarrollo sin dejar de proponer metas exigentes ni impedir su crecimiento autónomo y responsable. Asimismo, el mentor tiene la función de acompañar al mentee en el desarrollo de su carrera profesional, de dar visibilidad y facilitar el acceso a su propia red de contactos.

 

SER MENTORA ME AYUDÓ A AMPLIAR CONSTANTEMENTE MUCHAS CAPACIDADES PROFESIONALES COMO LA COMUNICACIÓN, LA ADAPTABILIDAD, LA FLEXIBILIDAD, LA CREATIVIDAD Y LA TOLERANCIA

 

Para cumplir este papel de forma efectiva, destacamos doce claves que harán que un mentor destaque por desempeñar su rol de manera excelente. Así el mentor deberá:

  1. Otorgar al proceso la prioridad necesaria.
  2. Crear un ambiente de plenas posibilidades con responsabilidad sobre el impacto de las decisiones que tome el mentee.
  3. Dar su opinión honesta y clara sobre los temas que le son consultados.
  4. Aportar su visión acerca del negocio, de la empresa, o del contexto en el que se sitúe.
  5. Transmitir los valores de la organización a la que pertenece y servir de correa de transmisión de la cultura que se quiere desarrollar y los valores que son clave para el desempeño.
  6. Compartir su experiencia, contándole al mentee las situaciones que pueden ser de interés o utilidad para extraer aprendizajes.
  7. Compartir los aprendizajes que haya obtenido a lo largo de su vida profesional y no solo hablar de sus triunfos.
  8. Contribuir a enriquecer la visión del mentee aportándole todas las perspectivas posibles.
  9. Contrastar visiones u opiniones.
  10. Proporcionar acceso a la red de contactos que pudiera ser útil para el desarrollo del mentee.
  11. Pedir feedback regular a su mentee.
  12. Guardar absoluta confidencialidad sobre los temas tratados.

 

TU VIDA NO SE HACE MEJOR POR FORTUNA, SE HACE MEJOR POR EL CAMBIO. UN PROGRAMA DE MENTORING ES LA CLAVE DEL ÉXITO PARA UN VIAJE DE TRANSFORMACIÓN Y CRECIMIENTO

 

Para Françoise Alonso, “la mayor satisfacción que se puede tener es vivir la fabulosa experiencia de ser mentee para, a continuación, convertirte en mentora. Siempre he compartido esta cita de Jim Rohn como mi lema con mis mentees: “Your life does not get better by chance, it gets better by change” (Tu vida no se hace mejor por fortuna, se hace mejor por el cambio). Un programa de mentoring es la clave del éxito para un viaje de transformación y crecimiento.

Ser mentora me ayudó a ampliar constantemente muchas capacidades profesionales como la comunicación, la adaptabilidad, la flexibilidad, la creatividad y la tolerancia. Todos somos individuos únicos con diferentes objetivos y preferencias, independientemente del tamaño de la empresa a la que pertenecemos. Hay que dominar la comprensión de esta diversidad para poder conseguir que la persona se conecte plenamente y, de esa forma, el mentor podrá construir el espacio de confianza que le ayudará a conseguir los objetivos”.

Igual que el mentor tendrá que poner foco en llevar a cabo de manera excelente las acciones que más arriba se proponen, deberá evitar:

  1. Evitar por todos los medios hacer juicios de valor sobre el mentee.
  2. Ayudar demasiado, en lugar de alentar al mentee para que encuentre su propia solución.
  3. Decidir de qué temas hablarán y cuándo.
  4. Hablar durante la mayor parte del tiempo.
  5. Centrarse únicamente en éxitos, logros y puntos fuertes. Dialogar sobre los errores cometidos y áreas de mejora ayudará al aprendizaje.
Estos son algunos de los rasgos que diferencian el perfil de los mentores excelentes. Puedes descubrir más sobre ello en el libro Smart Mentoring. Para hacerte con él solo tienes que pinchar sobre la siguiente imagen:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *